Casi sin pensar nos plantamos en el año 2021. El año que se va ha sido difícil, extraño y complejo. Seguro que todas nos acordaremos de 2020, por muchas razones, pero la principal por la llegada de una pandemia que puso al Planeta en jaque.

Durante todos estos meses, desde que en enero se empezó a hablar de un virus de inusitada ferocidad, hemos vivido sensaciones de zozobra, miedo, angustia, tristeza, nervios, sensibilidad a flor de piel, impotencia… Hemos visto como palabras como “confinamiento” entraban en nuestras casas sin que les hubiéramos dado permiso. Algunas hemos sufrido los estragos del virus en nuestros cuerpos, otras hemos perdido a seres queridos o conocidos sin podernos ni despedir, con dolor y enorme tristeza.

Además, hemos adquirido unas costumbres que, si nos lo hubieran dicho la noche en que brindamos por el año que llegaba, no nos lo hubiéramos creído. La mascarilla llegó para quedarse durante un tiempo, aún no sabemos cuánto, en nuestras vidas; el gel hidroalcohólico y la higiene permanente de manos. la ventilación incluso en momentos en los que el frío azota…forman parte, ahora, de nuestras costumbres. Todo eso y más nos deja un año en el que la industria, el comercio, la restauración y la cultura, por citar algunos ámbitos, lo han pasado muy mal, y nosotras con ellos.

Este final de año es el de la esperanza. La vacuna parece que nos aliviará, más pronto que tarde, y que poco a poco iremos recobrando una cierta normalidad, aunque hay quien dice que nada volverá a ser cómo antes. La pregunta es: ¿habremos aprendido alguna cosa?

Desde Vaga Falena queremos pensar que algo hemos aprendido y que encaramos este año que comienza con optimismo. Aún falta un poco, pero en marzo, si todo va según lo previsto, nos trasladaremos a la calle Provenza, 278. Estamos convencidas de que os encantará el nuevo local, luminoso, amplio y lleno de sorpresas que, poco a poco, os iremos desvelando. Mientras, seguimos con las rebajas y despedimos un año complejo en el que os agradecemos vuestro apoyo y cariño.

Que 2021 nos llene de calma, tranquilidad y buenos ratos y que la salud no falte. ¡Hasta el año que viene, por fin!