Es fácil saberlo. Podemos revisar algún libro de historia de la economía o recurrir a una página de confianza a través de internet y saciar nuestra curiosidad. Pero si la pereza se impone, ahí va una pequeña reseña para explicar el origen de las rebajas. Nacieron, como muchas de las cosas que hemos ido copiando después, en Estados Unidos. Corrían años de auténtica depresión, por allá el año 1929. El consumo estaba por los suelos y los almacenes rebosaban de mercancía para vender.

En el año 1930, justo después del hundimiento de la bolsa, un grupo de empresas de venta directa a los consumidores crearon la Federated Department Stores Inc para intentar animar la actividad comercial. Entre las muchas cosas que idearon estaba la de fijar unos cuantos días al año para sacar al mercado determinados productos a unos precios muy especiales e, incluso, ofrecer la posibilidad de pagarlos a plazos.

Vaga Falena

La idea fue bien acogida y el consumo despegó, una subida que aún fue mayor cuando, a la vista del importante volumen de producto que se acumulaba en los almacenes de las tiendas, se acordó establecer un periodo de rebaja al final de cada temporada. Una estrategia comercial que poco a poco se fue extendiendo en la práctica totalidad de los países. Y así, año tras año, hasta hoy.

Sandalia cerrada de Arche

Aunque a veces todo se desdibuja y las estrategias de consumo crean días de oportunidades, empujados por un mercado cada vez más exigente, en Vaga Falena nos mantenemos fieles a nuestras esencias y entramos en la segunda semana de rebajas. Los zapatos siguen su incansable y divertido baile en nuestras estanterías acompañados por las hermosas piezas de ropa y bolsos que componen una coreografía adecuada para la música que cada una quiera. ¡Os esperamos!