Cada año, al poco de empezar el mes de agosto, nos llega una lluvia de estrellas prodigiosa. Son las Perseidas y empezaron a ser un poco visibles en nuestros cielos a principios de esta semana. Aunque avisan que hasta los días 11, 12 y 13 no estarán en su máximo pico de actividad. Si se puede ver, es una auténtica maravilla.

Las lágrimas de San Lorenzo, también se denomina así a la lluvia de estrellas fugaces de agosto porque coincide con la festividad del patrón de Huesca, entre otras poblaciones, son partículas de polvo del cometa Swift-Tuttle, y este año empezaron a entrar en la órbita terrestre el 17 de julio. Se despedirán de nosotras el 24 de agosto, así que durante un mes habrán iluminado nuestras noches estivales, aunque no las hayamos visto.

Pedro García

Para cazar alguna al vuelo y pedir un deseo se necesitan unas condiciones especiales. Estar en un lugar con poca contaminación lumínica y cielo despejado es la principal. Mejor estar sentada o tumbada, porque de lo contario puedes acabar con tortícolis. Las estrellas se toman su tiempo y no suelen aparecer ni cuando se las espera ni muy seguidas. Si veis alguna, pedir un deseo y, según la leyenda, se cumplirá.

Dicen los que saben, que el momento más esplendoroso será la madrugada del 13 de agosto, a eso de las 6:58 para ser exactos, aunque como la luna estará casi llena es posible que alguna se nos escape.

Vaga Falena

¿Y qué tiene que ver la lluvia de estrellas con Vaga Falena? No mucho, en realidad, pero nos apetecía hablar de ello para recordaros que ya queda poco para que empiecen a llegar nuestras estrellas de la nueva temporada. Mientras, aprovechar que pronto se acaban las rebajas. ¡Felices Perseidas!