Necesitamos que llueva, lo sabemos, pero ¡cómo nos gustan los días soleados! Todo luce mejor, estamos más contentas y los colores brillan más. Esta primavera, la paleta de colores parece haber leído la novela de Jean-Gabriel Cause “el día que amaneció sin colores” (editorial Grijalbo) para coincidir con él en que todo lo que nos rodea tiene color. De hecho, dice que Barcelona es de color azul. Y el azul es frescura, elegancia, tranquilidad.

Blusón de Sfizio y sandalias de Arche

Cause, uno de los grandes expertos en materia de color, afirma que “nunca ha habido tanta gente deprimida. Las paredes de las casas son blancas y los coches son blancos, grises o negros”. Sin desmerecer a los blancos, negros y grises que también nos gustan, nuestras propuestas siempre están llenas de color y más las de esta primavera.

Bolso bicolor de Homers y sneakers de Fip Flop

Está demostrado que, según algunos estudios de neurociencia, el color influye en nuestro cerebro. De ahí la cromoterapia. Colores para curar o colores que curan. Sabemos que el verde nos aporta serenidad, equilibrio, confianza y que el rojo, del que ya hablamos en otro post, transmite intensidad, determinación y fuerza. El entusiasmo, la creatividad y el optimismo están emparentados con el color naranja, según explican los expertos en psicología del color. Así que en función de nuestro estado de ánimo, busquemos el color que mejor nos convenga cada día.

Sadalias purple de Arche

Cause habla claro: “Nos gustan los colores, pero los popes de la moda nos venden el blanco y el negro. Quiero luchar contra eso porque no es bueno para nosotros”. Le aplaudimos. Nos gusta el color, la alegría que éste nos aporta y lo mucho que dice de nosotros. Nos gusta la paleta de la naturaleza.