Sí, hoy 21 de junio de 2019, será el día más largo del año para todas las personas que vivimos en el hemisferio norte, es decir para nosotras. También podríamos decir que será la noche más corta. Son dos maneras de verlo, pero ambas nos sugieren que el verano está aquí mismo y con él tal vez esa escapada con la que llevamos tiempo soñando. Pero antes, revisemos el zapatero y salgamos raudas a buscar aquellas sandalias que vimos hace un mes y que, por lo que fuera, no nos atrevimos a comprar.

Sandalia de Pedro García

Hoy, el día del solsticio de verano, en latín solstitum (sol sistere o sol quieto), así se llama este efecto, nos lleva a pensar en la verbena de Sant Joan que celebraremos dentro de dos días, el 23. Cuando éramos más jóvenes esa fecha indicaba no sólo fiesta, coca de fruta escarchada y baile sino también el inicio de las vacaciones escolares. Largas, en algunos momentos tediosas pero maravillosas. Hoy son sinónimo de paseos, lecturas, ocio, aburrimiento, diversión, amigas, amigos, comidas, cenas, fiestas, mar, piscina, montaña… Y para todo necesitamos ir calzadas.

Sandalia de Homers

Noche de ritos y tradiciones para dar la bienvenida al verano. Hogueras para dar más fuerza al sol, porque a partir de esa noche los días se hacen más cortos y las noches más largas hasta la llegada de un nuevo solsticio, el de invierno, que nos recuerda que el ciclo empieza de nuevo y que todo se renueva. Para eso aún nos quedan unos meses por delante y unas cuantas jornadas veraniegas por recorrer. Volvamos a nuestro armario y revisemos si nuestros vestidos, para esas noches mágicas que nos esperan, tiene esas sandalias que nos harán especiales.

Sandalia de Pedro García

Merece la pena aprovechar estos días en los que los escaparates nos anuncian que pronto llegará la nueva temporada, cuando casi no hemos tenido tiempo de estrenar la de verano. En Vaga Falena estamos a pocas horas de iniciar las rebajas, algo que como ya sabéis no es sinónimo de rebaja de calidad. Nuestro calzado, ropa y bolsos son los de siempre. Nos gustará que os acerquéis y os calcéis aquellas sandalias que os encantaron y que os hicieron pensar que eran para el verano. Ahora ya ha llegado, también a vuestros pies. Aunque las sandalias también pueden ser para invierno, ¿o no?