Les llaman Los Pedros y tienen legión de seguidoras. Son los zapatos firmados por Pedro García, una rúbrica instalada en Elda, lugar donde se producen unos zapatos casi a la manera artesanal y que por ello devienen piezas artísticas. El diseño es una de sus características, no la única.

Sandalia con plataforma de Pedro García

Poco se sabe de este empresario, que heredó de su padre un taller de calzado masculino, creado en 1925. Fue Pedro García, un inquieto joven de 22 años que más adelante se hizo cargo de la fábrica. Viajero, curioso e inquieto artesano, le dio vuelo a una línea de zapatos de mujer llenos de buen gusto y originalidad, convirtiendo su firma en una marca internacional. Los almacenes neoyorquinos Berdgorf Goodman lucieron, por allá los años 60, sus creaciones en los escaparates. El mercado americano los adora.

Bamba de lino de Pedro García

Mila y Pedro, hijos de Pedro García, siguen su estela desde los años 90. Su interés no es otro que consolidar su firma con la introducción de sus productos en los segmentos más selectos del mercado mundial. ¡Son un lujo!

Piezas únicas que mezclan tejidos, tramas y conceptos sin desmerecer la calidad ni resultar extravagantes. Temporada tras temporada, los Pedros nos sorprenden, nos gustan y nos provocan ganas de lucirlos en nuestros pies. Las propuestas de esta primavera no se quedan a la zaga de las anteriores. Son pura raza y ya han llegado a nuestras estanterías.