Esta temporada de invierno hemos incorporado una firma de ropa que es sinónimo de pureza de líneas, perfección en el corte, minimalismo sofisticado e innovación. Sí, demasiadas cosas, se puede pensar. Pero no. Porque se trata de Devota & Lomba, conocidos en las mejores pasarelas de moda y merecedores de numerosos galardones que, ahora, se presenta en Vaga Falena.

Jersey y pantalón de Devota y Lomba

Su sello inconfundible se nota en cada una de las piezas que salen de su taller de moda, creado hace más de 30 años por un sastre, Modesto Lomba, y un arquitecto nacido en Argentina, Luis Devota. Se conocieron en Barcelona, según cuentan las crónicas de la época en 1986, año en el que ya desfilaron en Vitoria. A partir de ahí empezaron una andadura sólida, sin fisuras y cada vez más éxitos.

En 1993, con sólo 31 años, falleció Luís Devota. Una parada cardiaca se lo llevó. Lomba no sólo decidió seguir con la firma, sino que puso el turbo y, desde entonces, además de preciosas creaciones también diversifica su oferta en otros productos y vestuarios de películas, ballets u obras de teatro.

Las piezas de ropa de Devota&Lomba respiran un aire intelectual, a veces algo gamberro, que son fruto de la mezcla de la sabiduría del sastre y la de un arquitecto que sabe de formas. Con volúmenes que acarician el cuerpo y escogidos tejidos que hacen de cada pieza algo único, confeccionan propuestas aptas para muchos gustos. La prueba está en el delicioso vestido de fiesta de color negro, o en las propuestas de punto especiales, como el suéter de cuello subido o la chaqueta larga maravillosa, tipo batín, por las que hemos apostado.

Los pantalones, de hechuras clásicas y colores básicos, como su sempiterno negro o verde botella muy especial, pueden ir acompañados de unas blusas etéreas al tono, de formas especiales que sólo se notan cuando se llevan puestas. El equilibrio está presente en todas sus propuestas, como en la chaqueta corta en blanco y negro, de unos cuadros poco marcados pero que se ven, que combina con todo, pero, por encima de cualquier pieza, con un pantalón recto tobillero del mismo tejido. La sobriedad y la perfección se dan la mano en estas piezas que os proponemos.