Si os mencionamos a Paul Droulers i Sohie Renier es posible que arqueéis la ceja y os preguntéis, ¿quiénes son?  Si asociamos sus nombres a Jack Gomme, empezareis a entender cosas. Esta pareja de amantes del arte, de la moda, el diseño y las artes visuales comenzaron su andadura conjunta por allá 1985. Se inventaron un nombre, una marca en realidad, y empezaron a crear bolsos. Desde entonces hasta hoy, y en este largo caminar, además de muchos premios, hay ideado modelos que hoy ya son icónicos.

Bolso light Jack Gomme

En sus inicios, como buenos seguidores del arte Povera, arte pobre, trabajan mucho los materiales, reciclan y proponen materias inusuales hasta entonces para los bolsos y, eso sí, siempre muy naturales y ligeras. Porque uno de los principios del arte Povera es que la armonía está en la naturaleza.

A lo largo de todos estos años, los bolsos de Jack Gomme son más que aplaudidos. Sorprendentes, divertidos, con guiños de humor en sus propias firmas que estampan en cada bolso, sus creaciones son discretas, pero nunca pasan inadvertidas. Un estilo muy cosmopolita, urbano y aventurero, desenfadado y elegante, minimalista. ¡Cuántos adjetivos! Sí, es que lo pueden ser todo a la vez, depende de cada una y del papel que decidas dar al Jack Gomme en cada ocasión.

Bolso resina Jack Gomme

De materiales naturales, como el lino con resinas para hacerlo impermeable o la piel de becerro estampada de forma artesanal simulando un trenzado, com unos colores o mezclas muy originales y divertidos, los Jack Gomme que puedes encontrar en Vaga Falena conforman una colección de otoño-invierno muy especial y única.

Nunca nos cansamos de estos bolsos, sean tipo mochila, cruzado, riñonera, mini o grande… todos nos gustan porque son únicos en su género.